¡Llego la hora de Negociar las Facturas Electrónicas!

 

 

La factura electrónica es ahora el instrumento idóneo para acceder a la liquidez, en países como Costa Rica, Colombia, Perú, Argentina y Chile, el descuento y la negociación de facturas electrónicas son una realidad.

 

Todos los días en Latinoamérica se generan millones de facturas electrónicas, que esperan ser canceladas en un plazo de 30-60 o 90 días, ocasionando una necesidad de efectivo en todos los ecosistemas empresariales, lo que supone un reto que debe ser solventado en todos los casos donde no se cuenta con la cantidad suficiente de tesorería para atender las obligaciones empresariales y evitar así la interrupción de las cadenas de suministro y la solvencia económica de corto plazo.

 

Es común pensar en recurrir a solicitar un préstamo bancario o líneas de financiamiento, que en muchos casos se reservan para pocos, o para aquellas empresas que cuentan con una garantía real que soporte sus operaciones crediticias, siempre y cuando logren pasar por los complejos procesos de calificación que en muchos casos compromete su aprobación al riesgo de elementos externos a la empresa.

 

Bajo la realidad en pandemia ocasionada por el COVID-19, las cosas se ponen cuesta arriba y se incluyen elementos de riesgo adicionales que limitan aún más el acceso a financiamiento tradicional, separando bruscamente la brecha para los sectores más afectados que intentan acceder a capital para sostener el desempleo e inclusive hasta evitar el cierre de sus negocios.

La Respuesta del Mercado

Con el crecimiento del uso obligatorio de la factura electrónica a nivel regional, vemos la entrada de jugadores no tradicionales en industria financiera que llegan a inyectar liquidez e inversión en el mercado, con opciones de financiamiento alternativo para Pymes por medio de la negociación de sus cuentas por cobrar en plataformas digitales, que cada vez son más potentes y que agregan mayor valor en la agilidad y en la seguridad en los procesos de todas las entidades financieras.

 

Estos cambios en la forma de generar capital de trabajo están siendo impulsados principalmente por empresas fintech como ibylit que colaboran con entidades del sector financiero, con las Bolsas de Comercio, y Bolsas de valores, con redes de apoyo, con empresas privadas y con inversores directos que permiten una oferta más amplia al ecosistema productivo y que a diferencia de un crédito concebido de manera tradicional, se gestiona con procesos en línea y está soportado principalmente por las confirmaciones de pago de facturas electrónicas, por la utilización de firmas digitales y por los registros en repositorios o centrales, dando pie a un sin número de oportunidades en la negociación en tiempo real, en la que todos los actores del ecosistema obtienen beneficios.

Los Instrumentos Financieros

En países como Costa Rica, Colombia, Perú, Argentina y Chile, se han emitido directrices nacionales para mitigar las consecuencias de la pandemia, y se han dictado medidas por medio de la utilización de plataformas digitales de negociación de facturas electrónicas, generando modelos de negocio que aportan mayor seguridad jurídica al poder constituir las facturas electrónicas como títulos ejecutivos o títulos valores y es ahí donde el factoring digital, el confirming digital y la negociación de facturas electrónicas se posicionan como una de las medidas preferidas en la actualidad y que ganan terreno por su facilidad de acceso y aporte en todos los sectores, además de contribuir de manera intrínseca en el desarrollo sostenible de responsabilidad social, económica y ambiental.

 

Hoy las empresas tienen la capacidad de acceder al crecimiento con solo voltear su mirada a las alternativas existentes en el mercado, el cual solo muestra el inicio de lo que será la negociación de facturas en tiempos de pandemia y post-pandemia.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo válida.

Menú